Versalles, más allá del Palacio

By 19:09 , , , , , , ,






Sin lugar a dudas una de las típicas -y obligadas- excursiones que se hacen desde París es la visita al Palacio de Versalles. Ni más ni menos que uno de los Patrimonios de la Humanidad. Y sí, realmente es algo imponente. Sólo el hecho de decir que ahí vivieron los reyes y reinas más importantes de Francia nos hace dar una idea de lo único y majestuoso que es ese lugar.




A veces está bueno ir "más allá" de lo turístico, así se pueden descubrir joyas como la ciudad de Versalles, aquello que está oculto detrás de la fama de su Palacio.

"Versalles" en sí es una ciudad en las afueras de París, unos 20 km del centro de la ciudad. De hecho, una de las zonas más ricas y aristocráticas de todo Francia.
Si el tráfico está de buen humor es fácil llegar en auto, una media hora aproximadamente. También se puede llegar en transporte público, el RER (tren de mediana-larga distancia) tiene una estación ahí. Comodísimo. Lo importante es llegar.





Tan bella e imponente es la ciudad en sí, que en su momento se puso en duda en que Versalles sea la capital del país. Es mágico caminar en sus callecitas en las que se respira ambiente medieval mezclado con realeza, a su vez sin dejar de ser una de las principales ciudades de Francia. Recorrer Versalles es adentrarse en el 1700 y olvidarse por un rato del glamour moderno de París.








Como toda ciudad, Versalles tiene varios pueblitos. Cada uno tiene su encanto particular: el de las cafeterías y boulangeriès francesas, el del mercado de flores y huertas, el centro turístico; y el histórico St. Louis, el más cercano al Palacio de Versalles, con sus típicas calles adoquinadas y arquitectura antigua. Todo es mágico, casi salido de un cuento.






Es increíble cómo algo tan tradicional como una excursión al Palacio de Versalles vista con otros ojos resulta algo completamente diferente.


Vale la pena dedicar un día entero a recorrer Versalles: medio día para disfrutar de la típica excursión del palacio y sus elegantes jardines, y medio día para disfrutar del encanto de la ciudad y el ambiente aristocrático medieval que tanto lo caracteriza.


Dejando la ciudad atrás, al final del día, de vuelta a París...






You Might Also Like

0 Comments

Archivo del Blog